Grandes esperanzas

Para ir reuniendo toda la dispersión de artículos que tienen a bien publicarme, voy a ir recopilando en este blog todo los artículos de opinión, especiales, etc.

En la segunda colaboración en Faces on the Box, tras un repaso al cine de época, hablamos de las adaptaciones de Grandes Esperanzas en el cine.

Image

Con la de Mike Newell, se añade una más a las adaptaciones de la obra de Dickens para la gran pantalla, si dejamos de lado el gran número de miniseries y versiones televisivas. Lo cierto es que, tarde o temprano algún director se ve atraído por esta historia de penurias, desdichas y corazones rotos, y la novela vuelve a nuestras pantallas.

Los protagonistas de la historia son Philip Pirrip, “Pip”, un huérfano que vive con su hermana y que conocerá a un viejo convicto escapado de un barco-prisión. El viejo le pide al niño que le consiga comida y un instrumento para que pueda liberarse de sus grilletes. Cuando más tarde Pip acude a casa de la Señorita Havisham, una mujer de mediana edad, con la que juega a las cartas para entretenerla, Pip conoce a Estella, de quien se enamora perdidamente. Estella, influida por Havisham, tratará con crueldad a Pip…Y para el resto, acudid a la biblioteca, o bien a a los cines.

Primeras adaptaciones

Robert G. Vignola y Paul West fueron los primeros en adaptar Grandes Esperanzas. Era el año 1917, y la película daría a su protagonista, Jack Pickford, el empuje a una carrera de ensueño que él mismo trunco con sus problemas con el alcohol, las drogas y las mujeres. Como era habitual en aquella época, los estudios ocultaron las desdichas de su estrella. Esta primera adaptación duraba 50 minutos y era muda.

Como muda era también la adaptación danesa de 1922 (dirigida por A.W. Sandberg), poco conocida para el gran público, pero que está considerada una buena adaptación, en la que los recursos cinematográficos combinan acertadamente con los literarios.

Años después llegaría una segunda adaptación hollywoodiense, esta vez de la mano de Stuart Walker, sonora y en blanco y negro. La película se permitía ciertas licencias, como el mostrar a una Miss Havisham más excéntrica que loca, que no parece responsable de las desdichas de Pip y Estella,

David Lean también adapta a Dickens

En 1946 y con producción británica, David Lean lograba una cuidada adaptación, que quizás resultaba menos fiel a la novela que sus predecesoras, pero en la que el discurso cinematográfico de su director suplía con creces ese posible defecto. Titulada en España Cadenas Rotas, logró cinco candidaturas a los Oscars (incluyendo Mejor Película y Mejor Director). Finalmente, logró dos estatuillas (Dirección Artística y Fotografía).

La película tiene todos los ingredientes del cine de Lean: fotografía cuidadísima, una atención al detalle en la dirección artística, etc. Además, no sería el único Dickens que adaptaría, puesto que años más tarde llevaría a la gran pantalla Oliver Twist (1948). La cinta fue alabada por la crítica desde el momento de su estreno, y a día de hoy sigue gozando de muy buena valoración entre críticos y cinéfilos, que en muchas ocasiones subrayan la ausencia de esa aparatosidad tan presente en las obras posteriores de Lean. En realidad, se la considera una de las adaptaciones más brillante de la toda la obra de Dickens.

El reparto contaba con Tony Wager y Jean Simmons como los jóvenes Pip y Estella, John Mills y Valerie Hobson interpretando los mismos personajes ya más maduros. Hay que destacar también la presencia de Alec Guinness, en el primero de sus seis trabajos con David Lean.

Alfonso Cuarón y su penúltima adaptación

Tras la cinta de David Lean, la novela conoció varias adaptaciones para la televisión, pero habría que esperar más de cincuenta años para que otro proyecto, esta vez dirigido por el mexicano Alfonso Cuarón, la llevara de nuevo a la gran pantalla. La película, de 1997, contaba con Anne Bancroft y Robert de Niro que secundaban a la pareja protagonista: Ethan Hawke y Gwyneth  Paltrow.

El de Cuarón es un ejercicio de estilismo, con la obra de Dickens como excusa, ya que se trata de una interpretación bastante libre de la novela, más interesada en el aspecto romántico de ésta que en su inherente realismo. El hecho de que el escenario principal de la película sea una moderna de Nueva York no debería llevarla a ignorar el retrato de la miseria tan presente en la obra de Dickens. Sin embargo, la película parece olvidarse de esa esencia, para centrarse en los males de corazón de Hawke y Paltrow.

La última recreación de la novela, que se estrena estos días en España, viene de la mano de Mike Newell y cuenta con Helena Bonham Carter, Ralph Fiennes, Jason Flemyng, Jeremy Irvine y Holliday Grainger entre sus protagonistas. Si es fiel, o no, a la novela, o si se capta el espíritu de la misma deberemos juzgarlo nosotros mismos.


Una vez vista la película, la conclusión es que se pierde en el intento de querer ser fiel a la novela. Tan fiel, que pierde ritmo hacia la mitad, y aunque lo recupera, el mal ya está hecho.

El talento de Helana Bonham Carter y Ralph Fiennes vuelve a quedar patente una vez más. Jeremy Irvine, correcto y bastante mejor que en War Horse. En realidad, el reparto cumple todo él.

Sin embargo, le película tiene una falta de “alma” brutal. Todo en ella es correcto, pero no apasiona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s